Destacado

Bienvenida.

Este es el extracto de la entrada.

Anuncios

Cuando era chica tenia mi diario en el que escribía cada una de las cosas que me iban pasando, mis secretos, mis pensamientos, incluso algunas frases que ni siquiera tenían sentido. En ese momento sentía una necesidad de hacerlo, pero por la edad tal vez, no me llegaba a dar cuenta del porqué; solo creía que era parte de la moda, un lindo cuaderno color rosa, una lapicera con plumas en la punta o de brillitos, escribir sobre el chico que te gustaba y la chica que te llevabas mal.

Cuando paso el tiempo la idea de escribir no se fue, solo se manifestó de diferentes formas, algunas bastantes polémicas.

Se me dio por narrar cuentos, inscribirme en talleres literarios y de investigación, me cree un blog, utilice las diferentes redes sociales, y abrí este nuevo espacio.

Al crecer, me di cuenta que no era moda lo que me incentivaba a tener estas acciones, sino que realmente era necesidad. Necesidad de expresar todo lo que uno calla, de aclarar todas las dudas que tenia y a la vez enjuiciar todo lo que suponía tener claro, un medio para analizar las cosas de otra forma.

Junto con la claridad de mi propósito, viene un planteo que aparece hoy siendo mas grande.. ¿Porque definir estas actitudes como “extrañas” cuando debería ser la forma normal de manejarse? es decir, ¿tenemos dos formas de manejarnos, dos formas de plantearnos las cosas, dos discursos, dos reacciones?¿acaso ésto es porque estamos subordinados por la sociedad? ¿hasta que punto la misma te modela con la excusa de poder convivir? ¿nos condiciona a un extremo infeliz? ¿que es lo normal? ¿lo correcto? ¿lo bueno?

Al fin y al cabo siempre caemos en la misma discusión, a veces pienso que realmente todo es subjetivo. No se si es el momento en el que estamos, donde todo está expuesto a criticas, desconfianzas, análisis, a ya un nivel alto de susceptibilidad y diría que en algunos casos hasta irracionalidad.. o si realmente se trata de una evolución. En mi mente llegan nombres de algunas de las personas mas inteligentes de la historia que planteaban qué es el bien y el mal, lo bueno y lo malo, el inconsciente y la razón, el porqué al infinito, la intención, la moral, la conveniencia.. ¡Puesto que me planteo 2 asuntos! Lo expresado es una discusión que yo no invento para justificarme algún error, si no que hay escritos muy interesantes sobre el tema, pero además en segundo lugar registro que estamos hablando de gente que se hizo escuchar hace muchos años atrás.. ¿estamos atrasados? ¿involucionamos? ¿siempre caemos en lo mismo? ¿vamos a encontrar una respuesta? O mejor dicho.. ¿existe? ¿se trata de una explicación completamente diferente? ¿qué estamos haciendo bien? ¿qué estamos haciendo mal? y volvemos a utilizar las mismas palabras.. bien, mal, etiquetas que aún no sabemos si son reales ni a qué están sujetas. Pero para finalizar me quedo con esto último planteado.. ¿el dominante de las mismas es la sociedad? por ende, ¿estoy encontrando una respuesta sobre que tan subordinados nos encontramos del medio? el lugar en donde vivo es el mismo que determina qué es lo correcto o mejor dicho cuáles son las condiciones para sobrevivir, lo universal ya no existe, y la modernidad arrasa con sus defectos y sus virtudes. Desde que somos chicos nos enseñan que todo se trata de adaptarse y permanecer, quien no lo logra se queda en el camino.. Pero insisto en la crueldad que tiene esta condición.

 

 

 

¿Derecho a la libertad o a pertenecer?

Creo que la libertad que decimos tener está sobre valorada; no creo en ella, la cuestiono.

Encuentro caras diferentes que son tapadas para que no se aprecien; estamos dentro de un sistema, y aunque nos revelemos seguimos dándole el lugar principal y dependiendo de él. ¿Alguna vez escuchaste a algún revolucionario hablando de diferentes frentes? yo no, sólo veo personas defendiendo y en ocasiones imponiendo su pensamiento, su forma de vida, su propio sistema mientras que otros los alaban muchas veces sin pensarlo bien.

En realidad, me pregunto si existe la libertad.. si hasta muchas veces nos encontramos secuestrados por nosotros mismos.

  • Se requiere valor, energía, proyección, un incentivo, y de esta forma animarse a cuestionar, a enjuiciar, a buscar alternativas, a mirar con diferentes ojos, a romper nuestro esquema.
  • Se necesita tolerancia, honestidad, fuerza, ganas, para poder afrontar nuestras propias mentiras.
  • Tenemos que tener los ojos, la mente y el corazón muy abiertos, y sólidos para poder medir la efectividad de un método y reconocer que hay cambios por realizar.

Un sistema donde todo debe girar para el mismo lado, en todos los ámbitos. Donde la condición primaria es “ser normal”, como si existiera una especie de biblia que nos dijera qué responde a ello. Hasta donde conozco, la única verdadera regla es no dañar al otro “el derecho de uno empieza cuando termina del otro”, pero es verdad que se desfiguro y se tomó como un gran justificativo en ocasiones incoherentes; no es que crea tener la capacidad de decidir cuando alguien se ve afectado o no, entiendo que es completamente subjetivo y personal, pero es bajo este mismo argumento que ocurre lo anteriormente mencionado.

El orgullo del hombre no acepta diversidades, no tolera el pensamiento ni sentimiento ajeno. Pero lo mismo le ocurre con sigo mismo, por ende se convierte en una cuadrada “realidad” que sufre, se desespera, no encuentra respuestas, se auto engaña, se ve limitado, se pierde se experimentar.

Libertad“. Pensar y obrar libremente, según la voluntad del hombre sin verse regulado o afectado… ¿bajo qué punto de vista? si ya vimos que muchas veces nos auto engañamos y que nos subordinamos e influenciamos por la sociedad.

Fin de un estado de servidumbre” logramos la libre determinación, la autonomía sujeta a una autoridad superior, para pasar a servir a un monstruo fenomenal llamado sociedad. El caos actual es interior tras la falta de decisión ante el mismo, donde todos servimos a las modas para que las mismas funcionen y no pierdan su influencia, donde si no respondemos a quien tenga prestigio de nuestro ámbito sentimos que hacemos lo equivocado, donde existe una forma de ser estándar y al incumplir los latigazos de la discriminación y marginalidad nos van a enjuiciar, donde no existe ser revolucionario porque el mismo grupo responde a su monstruo que no los permite correrse de la linea que los divide del resto. Se dejo de responderle al “patrón” para obligarse ante el estereotipo.

Cuando estudié el derecho a la libertad, me enumeraron una serie de factores que lo integran. Factores, que como intento plasmar en este texto se encuentran condicionados. Lo que quiero expresar, es que no solamente la libertad se encuentra vulnerada tras un efectuar cierto hecho, sino que muchas veces antes de hacerlo. Dar una opinión y que me la cuestionen o censuren, es gravisimo y sin dudas viola mi facultad indiscutible; no darla por lo que dirán también lo es, sea tanto por la certeza como por la sospecha de que me ocasionará consecuencias; pero no quiero que nos olvidemos las veces que nos encontramos manipulados, perdemos nuestra forma mas pura de ser, y ni siquiera pensamos en consecuencia a nuestra esencia, cuando lo que decimos es producto de la influencia, y si bien somos producto de nuestra historia y las circunstancias nos afectan, como he escrito en otras entradas al respecto, hay que saber encontrar el limite y estos casos también son graves y merecen ser atendidos.

Restaurarse

De vez en cuando necesitamos un poco de silencio, para poder escucharnos y conocer que nos pasa, saber que realmente necesitamos. Tomar decisiones no es un acto de débiles, por lo tanto si voy a llevar a cabo dicha tarea no debo ser uno.. la clave se encuentra en saber que siempre corresponde proyectar, aspirar a ser un gran personaje, a obtener beneficios. ¿No creen que se deben elegir  los duraderos, buenos y agradables momentos, antes que encapricharse con buscar un notorio periquete, aquel que se va fugazmente y te vuelve a dejar en la inestabilidad?

Cuando te enredas en tus propias presunciones. Cuando traspasa la discusión de qué es lo que debo y qué es lo que quiero. Cuando se te nubla la vista. Cuando la inquietud llega al cuerpo, sintiendo las cosquillas y un fuerte ardor en el estomago, en representación del caos. Cuando ninguna decisión es la correcta, y tus sentimientos están infectados por las suposiciones realizadas. Cuando preguntar y buscar una ayuda en el exterior no es la solución porque ya nadie es honesto, y aún cuando te dicen la verdad, sentís que te mienten.

¿Soy yo o son ustedes?

Las historias que vivimos nos forman.. la actualidad muchas veces es una victima, que condiciona directamente nuestro futuro, y cuando nos encontramos allí, volvemos a sufrir las consecuencias de aquel presente que ya se convirtió en pasado; se forma una cadena, que necesitas cortar, pero no sabes como.

Atreverse, que no te importe equivocarte, que no te interese si se ríen de vos. Cuando uno tiene un objetivo lo quiere cumplir, y el mayor de todos ellos es ser feliz, es lograr todas expectativas.

“Uno recibe lo que cree que merece recibir” “uno tiene lo que se merece” dicen, como si la vida fuera tan juta, como si todo fuera tan fácil. Parece que quien lo dijo, no tuvo en cuenta a los factores externos o no tiene metas muy complejas.

Saber lo que tengo ignorar, no gastar energía en cosas y personas que no debo, no complicarme el camino con preguntas como “que pasaría si” o  con un “pero” que está demás, animarme a hacer lo que en ese momento quiera y sienta, lo que me haga bien, tener fe de que casi todo se enmienda y lo que no se puede recompensar.. Consejos que debería emplear, aunque cueste. Lograr llenarme de valor para enfrentar cada batalla diaria que forma a esta guerra llamada vida.

Es difícil tener la concentración justa y focalizarme en los puntos correctos, para nunca salir del camino que me llevara a crecer siempre un poquito mas. Incluso, creo que muchas veces es desgastante, porque aparecen oposiciones a diario que nos hacen confundirnos y enredarnos. Pero sabemos que la imposibilidad no existe, y que la salida esta en nosotros mismos, solo se trata de tener la voluntad y paciencia para poder encontrarla, darse el tiempo y mas que nada el lugar para hallar aquello que nos va a conducir a restablecernos. Poder encontrar, asumiendo que muchas veces es a ensayo y error, las preguntas indicadas a responder, desechando todas las que solo nublan la vista o son inoportunas. Poder quedarse en los lugares, actividades y personas, que nos dan aire puro y renuevan nuestras energías. Buscar a modo de motivación, nuestros sentimientos y objetivos mas profundos, para tener presente hacia donde tenemos que apuntar.

 

 

La conveniencia de vivir acompañado

Honremos los momentos que no respetan al miedo ni creen en los desastres. Aquellos que nos permiten un abrazo y mil suspiros. Me quedo con el mar de dudas, antes que elegir un camino monótono. 

Me aburre la cobardía.

No prefieras el predecible destino, las cosas tan uniformes. Ampliemos nuestras alas. Pero solos no podemos volverlas mas grandes; la soledad invoca a la escala de colores blanco- negro, cuando deben tener ideas multicolor.
Exijo que haya una revolución. 

Carta de amor al antónimo

Mientras que yo estaba dispuesta a aprender, a acomodarme y a respetar el hecho que ambos estemos llenos de proyectos, que seamos personas libres y que nos beneficie tener a alguien que nos empuje y hable en nuestro mismo idioma.

Mientras que yo acepte las diversas temáticas de un mismo mundo y me abrí a disfrutar de ello, subestime mi posición y puse en duda el ritmo que llevaba hasta el momento, aceptando nuevos criterios.

Mientras que me anime a tirarme a un agujero negro donde no corre el tiempo y no existe un territorio estable donde pueda fijar mis objeciones.

Mientras que daba y no recibía, creyendo que de esa forma crecía cuando en realidad me mentía a mí misma, ninguno entendía lo que yo valía.

Mientras que abrí el sótano de mi más profunda realidad, donde guardo mis verdades, las curiosidades, donde se esconde mi cara y se entra sin escudo ni espada. Aquel que la sociedad me sello y por amor decidí protegerlo.

Mientras que confundí todo: aprender a ver, querer, desafiarse, ser libre, ser usada, ser desvalorizada, estar subordinada, acompañar, evolucionar, respetar, superar, servir.

Mientras que le entregue todo a un ser que lo considere sabio por su mirada bonita, sus palabras en rima, sus observaciones no cuadradas, sus acciones sistemáticas, su rutina no fijada, su evasión que muy bien funcionaba, sus justificaciones que me manipulaban.

Mientras yo nada realizaba… Me recosté en mi cama a diseñar un plan para ignorar lo que ya cuenta me daba. Me acomode a la situación, ni siquiera pensando que iba a cambiar. Yo solo quería continuar, me quería engañar o tal vez lastimar, como siempre, como en cada circunstancia donde sé que es lo que pasa, donde sé que es lo que va a pasar pero no me corro del blanco sino que acelero y me mando a matar. ¿Por qué hago esto? No lo sé, para sentirme más viva tal vez, porque adoro la emoción, por lo que dicen algunos “mejor triste que no sentir nada”, puedo dar muchas respuestas pero ninguna va a ser cierta, realmente no lo sé. Sí puedo confirmar que me gusta estar acompañada, sin importar que después salga lastimada o que sepa que es una farsa.

Déficit de atención, bajo auto-estima, intensidad o ignorancia, cualquier término me lo pueden atribuir, masoquista también tienen permitido decir. Al menos no se van a encontrar con ninguna sorpresa, desde ya aviso lo que va a pasar, les estoy contando que me sé lastimar, que me amo pero me gusta llorar.

Te deseo alguien como yo.

Ojala te cruces con otros que valoren, tengan en cuenta y crean en tu punto de vista como lo hago yo. No a razón de dependencia, de compromiso, admiración, ni siquiera por amor; sino porque realmente se manejen así, les importe, que sea real.  Y que ello, una vez que pase el momento (como me dijiste vos: “todo pasa”, pero como te digo yo: “algo para siempre queda”), les significara al menos algo, por siempre.

Se trata de abrir la cabeza e intentar ver con otros ojos, de saber comportarse, de pensar en la ganancia de uno y a la vez desarrollar el respeto. 

Te invoco a alguien que como yo, piense en vos y eso no sea un sacrificio, que sea natural, que no lo esfuerce. Te llamo a gente que sienta satisfacción cuando te beneficien o al menos piensen en vos.

Tal vez te confundí, tal vez te hice creer que te necesitaba. La verdad es que soy una de las personas más independientes que vas a conocer. No te necesito, a lo sumo elijo que me acompañes. Esto es lo que hago; elijo donde quedarme, cuando irme, y hasta con quien lastimarme (sí, escribí “con quien” porque a mí no me lastiman, soy yo la que me fallo). No me importa lo que se debe hacer, lo que me dicen, ni lo que esta pasando. A veces me auto-engaño y otras simulo que lo hago. La realidad es que veo donde nadie se anima a ver. Ignoro la voz y me fijo en los ojos, ignoro la acción y me fijo en la historia, más de una vez ignoro al otro pero siempre me fijo en lo que doy.

 

Mis ojos

A veces me pregunto si alguien más mirará con mis mismos ojos, si sentira de la misma forma que yo, si le importaran las mismas cosas, si habra vivido al menos un cuarto de lo que viví, si valorará la vida y el respeto de igual manera que lo hago yo. Tengo una forma muy particular de actuar, pero ya no me avergüenzo. Me costó mucho tiempo aceptarme, y sentir orgullo de no ser igual a todo el mundo. Por momentos ni siquiera me conocía y era porque no me atrevía a hacerlo. Me he empapelado en roles que no eran propios, y de hecho al ser tan ajenos siempre terminaba perdiéndome.

Defiendo el amor propio, pero no desarrollando un egocentrismo, sino que amando y resaltando la esencia de uno. Ser fieles a ella, y a partir de ese entonces enfocarse en auto superarse.

La palabra es la arma mas poderosa que puede existir, son pocos los que realmente son consientes del peso que poseen. Son capaces de desatar una guerra o firmar un acuerdo de paz, pueden guiarte o desestabilizarte, pueden hacerte sentir denigrado o mimado, pueden aclarar una situación o desatar el caos. El buen uso de ellas, tanto en tiempo como en forma, no es un acontecimiento cotidiano.

La gente me ha boicoteado muchas veces, la clave se encuentra en tener claro las intenciones y las acciones de uno. Saber quien queres ser y a donde queres ir, es esencial para seguir manteniendote en el camino correcto. Cuando entendí esto, y deje de permitir influenciarme, me amigue conmigo misma.

No voy a cantar victoria, a veces me siento un bicho raro. Pero después me doy cuenta que en realidad no es disconformidad con lo que soy, porque de hecho no me imagino siendo diferente y hasta me siento orgullosa; sino que son ganas de compartirlo con alguien más.

Las charlas profundas, las miradas complices, los halagos no superficiales, las críticas constructivas, los comentarios oportunos.. cosas que para mi son simples, son necesarias, son importantes, son reales y fundamentales, pero que cuesta tanto encontrar. Y no quiero caer en el tipico pensamiento que cuando hablo de un “otro” me refiero a un vínculo romántico, porque no soy tan superficial. De esto se trata, de tener que aclarar cada cosa a la que me quiero referir y una vez realizado debo reafirmarlo porque no encaja en el pensamiento comun.. tal vez no soy “comun” En realidad creo que nadie lo es, solo que las personas estan adoctrinadas, pocas tienen el valor de ver un poco mas alla dentro suyo y encarar el cotidiano con otros ojos.

Sucede que ya nadie quiere perder. Me retracto, tienen una concepción muy basica de “perder”. Y esto se debe a que plantean mal la competencia ¡yo me desafío a mi misma! si otro me falla, primero me enojo conmigo por permitirlo, segundo evalúo cuan destacable fue mi conducta; pero soy consciente que mi malestar cesará mientras que el del otro aumentará porque fue quien realmente se equivoco, quien debe estar desilusionado consigo mismo, quien no se supero, quien seguramente desaprovecho la oportunidad de lidiar con buena gente; si haces las cosa bien, ¿de qué debes angustiarte? Uno vale por sí mismo, no por otro; incluso hasta “desilusionarse” es un error, significa que aplique erróneas expectativas.

Me planteo cuantas veces han tratado de debil a alguien que simplemente se permite ser, sin importar las adversidades ajenas; cuantas veces trataron como iluso al egoista. El egoismo del amor propio, de elegir la esencia y conciencia antes que a los demás, de sostener el caracter amable y elocuente ante la locura dañina de quien lo rodea.

¿Quién dijo que era debilidad, sensibilidad? Yo lo veo como una coraza. Yo siento que me tengo a mi y a nadie mas. Me veo como esa rosa que jamas quiero ver marchitar, por ende la tengo que regar, cuidar, dejar que siga estando colorida y espeluznante, a pesar que los insectos le dejan poco de vida e insecticidas tambien me la van a matar.

Si me dan vuelta la cara, saludo; si me escupen, sonrío; si me agreden, explico quien soy; si me fallan, perdono; si no me dan lo que merezco, les cuento lo dificil que es encontrar a alguien que de lo que doy; si quiero, lo digo; si estas cerca mio, te cuido; si te conozco de paso, tambien contas conmigo. La gente cree dominarme, pero en realidad no tiene un poder sobre mi, tampoco es debilidad, ni miedo, tan solo me respeto (y egoismo)

VER

Les quiero compartir unas palabras que escribí hace unas semanas. Me surgieron naturalmente pero me enamore de la realidad que contienen y de su poesía.

Ésto soy; un océano de preguntas y re-preguntas. Pero ésto quiero ser, ésto creo que necesitamos ser.. 

Poder tener la capacidad de observar las caras y contra caras de todos los detalles, encontrarle la séptima cara al cubo y no asombrarse si aparece una octava. 

Defiendo que hay que animarse a pelear contra nuestro deseo de estabilidad para no confundirlo con comodidad, y así conseguir la diversidad. Entender que no hay una única verdad, y que lo real no siempre está expuesto a la visibilidad.

Y no te voy a pintar un camino llano cuando elegí el más encurvado, pero sí puedo dar fé que es el más aventurado. Son aquellas historias, algunas buenas y otras no tanto, lo que nos hace tener la experiencia para lograr abrir la mente y el corazón. 

Y no te voy a pintar un camino llano, cuando elegí el mas empinado. Son aquellas historias, algunas buenas y otras no tanto, lo que nos hace aprender a trepar y caminar de forma ascendente.